•  

    Como ya os hemos ido contando, a Apple no le gustan las compañías telefónicas. La empresa no puede librarse de ellas ya que sus móviles necesitan de sus líneas telefónicas para ser operativos por lo que la simbiosis — aunque la odien — es necesaria.

    En sus primeros años, Apple no fabricaba sus propios componentes sino que le encargaba a otras compañías su fabricación, como por ejemplo a Samsung o Qualcomm. Hasta que en 2010 fabricaron su propio procesador, A4; tres años después, introdujeron el primer procesador móvil de 64 bits, el A7 un producto que encabezaba la tecnología de la época; tanto que Qualcomm se lanzó a fabricar el primer procesador de 64 bits para Android.